Cultura Viva
16 de Mayo de 2024

Juliana Morell: biografía de la primera mujer doctora de la historia

Se doctoró en Filosofía en una época en que las mujeres no tenían acceso a estudios superiores.

Juliana Morell: biografía de la primera mujer doctora de la historia

Juliana Morell (1594-1653) vivió en una época en que las mujeres no tenían acceso a los estudios superiores; algunos incluso ponían en duda las capacidades intelectuales del género femenino. Así, la asombrosa inteligencia de esta barcelonesa, que se doctoró en Filosofía cuando tan sólo tenía doce años, dio la vuelta a Europa y llegó a oídos del mismísimo Papa, que financió su dote para ingresar en un convento. Si te interesa conocer más sobre esta mujer extraordinaria, sigue leyendo. Hoy hablamos de la primera mujer doctora de la historia, Juliana Morell.

Breve biografía de Juliana Morell, la primera mujer doctora de la historia

Juliana Morell, Teresa de Jesús (1515-1582) e Isabel II (1830-1904) son las únicas mujeres que aparecen en la decoración del paraninfo de la Universidad de Barcelona. Hasta la fecha en que se erigió la sala (1870) poco o nada se sabía de esta extraordinaria mujer, pero, por fortuna, poco a poco se ha ido recuperando su memoria. Y es que Juliana Morell fue, ni más ni menos, la primera mujer de la historia que se doctoró; eso sí, tuvo que hacerlo “extrauniversitariamente”, puesto que en el siglo XVII no estaba permitido el ingreso de las mujeres en las universidades.

Una niña prodigio

La futura doctora había nacido en la calle de la Cendra, en Barcelona, el 16 de febrero de 1594. Era hija de un tal Joan Antoni Morell que, al parecer, la había tenido con una criada llamada Bartomeua. Esto ponía a la pequeña Juliana en una situación delicada, puesto que la convertía en una hija natural y, por tanto, sin derechos legítimos.

Sin embargo, la niña se crió en casa de los Morell, a cargo de Juana, la esposa de Joan Antoni. Muy pronto, el hombre se dio cuenta de la asombrosa inteligencia de su hija, que absorbía con precocidad cualquier enseñanza que se le diera. Joan Antoni Morell decidió dar a su pequeña una formación exquisita y, a los cuatro años, Juliana estudiaba en casa con varios maestros y aprendía a hablar con fluidez latín, griego, hebreo, siríaco y árabe, además, por supuesto, del catalán y el castellano.

El hebreo era una lengua muy apreciada en el seno de la familia Morell, puesto que descendían de judíos conversos. De hecho, Joan Antoni se tomó muy en serio la instrucción hebrea de la muchacha, e incluso (como él mismo escribió) contrató a un rabino de Venecia para que le enseñara con precisión la pronunciación en dicho idioma.

Además de las clases particulares en la casa que la familia tenía en la calle Argenteria, la pequeña Juliana acudía diariamente al convento de Santa Maria de Montsió, ubicado en la misma Barcelona, donde era instruida no sólo en lectura, escritura y música, sino también en filosofía, teología, aritmética, jurisprudencia y música, entre otras disciplinas.

La jornada de Juliana daba comienzo sobre las 5 de la mañana, cuando la niña era levantada y vestida. Mientras desayunaba, empezaba con la primera lección del día. Sobre las 8, Juliana partía hacia el monasterio, donde permanecía estudiando hasta la hora de comer y, luego, hasta las 5 de la tarde, hora en la que volvía a la casa familiar para merendar y seguir estudiando. Para Juliana, el día no terminaba antes de las 8 de la noche, momento en el que terminaba una larga maratón de estudios de nada menos que doce horas.

Doctora en Filosofía a los doce años

La instrucción en el monasterio de Santa María de Montsió terminó cuando Juliana tenía seis años. Primero, los dominicos encargados de su instrucción comunicaron al padre que no podían enseñarle nada más (lo que demuestra, una vez más, la precocidad de la niña). Por otro lado, Joan Antoni Morell se vio envuelto en un asunto turbio con un asesinato por medio, y tuvo que huir de la Corona de Aragón. Es el año 1600; mientras el progenitor escapa de la justicia, la niña queda a cargo de una religiosa dominica (su madre adoptiva ya había muerto), que a su vez se hace cargo del patrimonio de los Morell.

Poco va a durar la separación entre padre e hija. En agosto de 1601, la pequeña Juliana, de siete años, se reúne con Joan Antoni en Francia, y ambos se instalan primero en París y luego en Lyon, donde la niña continúa sus estudios. Las diversas profesiones del progenitor (que era banquero y comerciante) permitieron a la familia exiliarse de una forma más o menos acomodada.

Juliana no volverá nunca más a Barcelona, la ciudad que le vio nacer. En 1606, a los doce años, la adolescente defiende su tesis sobre Filosofía ante unos cuantos dignatarios, en su misma casa de Lyon. Para aquel entonces, la fama de la joven ha alcanzado prácticamente todas las cortes de Europa, incluida la papal; Joan Antoni, el padre, se ha encargado personalmente de que su “creación” fuera bien conocida, con la más que probable intención de lucrarse con ello.

A principios del siglo XVII (y como siguió siendo durante varios siglos más) las mujeres tenían vetado el acceso a las universidades, por lo que la tesis que defendía la jovencísima aspirante a doctora sólo podía reconocerse extraoficialmente. Para la ocasión, reservada para el día en que cumplía los doce años, el padre hizo confeccionar un hermoso vestido de terciopelo azul con pasamanería de plata, con un gracioso sombrero a juego que ostentaba una delicada pluma blanca. Debemos imaginar a esta niña adolescente, dispuesta entre intelectuales y clérigos, realizando su defensa en latín y griego, idiomas que dominaba a la perfección. Los asistentes quedaron asombrados, y Juliana Morell se convirtió en la primera mujer en recibir de facto un doctorado de Filosofía.

 

Fuente: Psicología y Mente

 

Ver más Cultura Viva

 

Comentarios
Más de Cultura Viva
La Provincia extiende la inscripción a “Cocina de Festivales”
Se trata de un programa que busca acompañar a festivales de gestión no estatal que se desarrollan en el territorio bonaerense. La inscripción es gratuita y se extiende hasta el domingo 14 de julio.
El primer Concurso de Poesía “Néstor Perlongher” abrió su inscripción
Esta propuesta busca dar a conocer voces contemporáneas y promover expresiones de poetas bonaerenses. La inscripción a este certamen se encuentra abierta hasta el 31 de agosto y podrá realizarse de manera online.
“El estereotipo plantea que si es un producto nacional es aburrido, que lo de Hollywood es mejor. No se le da una chance"
Si durante el siglo pasado apenas se produjeron películas del rubro, a partir del 2000 con el apoyo del INCAA la historia cambió. La mirada de una especialista.
Murió Sara Facio, la retratista definitiva de Argentina
En la actualidad, dirigía la Fundación María Elena Walsh, quien fue su pareja durante décadas. Muchos de los retratos más conocidos de Walsh, Julio Cortázar, Alejandra Pizarnik y muchas otras personalidades de la cultura son obra de Facio.
Descubren el vino más antiguo del mundo en una tumba romana en Carmona, Sevilla
En el vino se encontraban sumergidos los restos óseos de uno de los ocupantes de la tumba. Aunque inicialmente era un vino blanco, este líquido con el tiempo ha adquirido un tono rojizo
Día del escritor y la escritora: ¿por qué se celebra el 13 de junio?
Hoy, como cada 13 de junio, se celebra en Argentina el día del escritor y la escritora en honor al poeta Leopoldo Lugones. Su obra está marcada por la búsqueda de una lengua nacional.