Ciencia y Tecnología
11 de Junio de 2024

Demuestran que los elefantes se ponen nombres propios y se identifican entre sí dentro de la manada

Producen sonidos únicos para referirse a cada ejemplar, según un estudio publicado en la revista Nature Ecology and Evolution. El hallazgo es "poco habitual" y abre la posibilidad de que los elefantes tengan pensamiento abstracto

Demuestran que los elefantes se ponen nombres propios y se identifican entre sí dentro de la manada

Un estudio publicado este lunes en la revista Nature Ecology and Evolution ha demostrado que los elefantes se ponen nombres unos a otros y responden a ellos cuando les llaman dentro de la manada.

Así lo ha demostrado una investigación llevada a cabo durante cuatro años en dos reservas naturales de elefantes en Kenia, la de Samburu y la del Parque Nacional de Amboseli.

El estudio incluye 14 meses de trabajo de campo intensivo siguiendo a los elefantes en un vehículo y grabando hasta 470 llamadas distintas de 101 ejemplares dirigiéndose a 117 receptores únicos.

Cuando los investigadores reprodujeron ante el mismo grupo de elefantes las llamadas grabadas, cada ejemplar reaccionó al escuchar su ‘nombre’, o bien acercándose al interlocutor o devolviendo la llamada.

Cada elefante respondió al escuchar su propio nombre por parte de otro ejemplar de la manada, pero no al escuchar el de los demás, lo que demostró el reconocimiento de los sonidos vocales asociados a su nombre.

Los científicos también vieron que los elefantes, al igual que las personas, no siempre se llaman por su nombre en las 'conversaciones', sino que vocalizar el nombre era más frecuente cuando estaban a cierta distancia o cuando los ejemplares adultos hablaban con las crías. 

Podrían tener pensamiento abstracto

La capacidad de los elefantes para aprender a producir sonidos nuevos e identificar a cada ejemplar con unos sonidos únicos es "poco habitual en los animales no humanos", según han recordado los autores del estudio.

Los delfines y los loros se llaman unos a otros por su ‘nombre’, pero lo hacen mediante un mecanismo de imitación del sonido de llamada del propio destinatario de ese 'nombre'.

El camino hasta el nombre 

Los elefantes y los humanos evolucionaron hace decenas de millones de años, pero ambas especies comparten la complejidad social y las habilidades comunicativas a distintos niveles.

Los elefantes también se relacionan entre ellos a través de unidades familiares, grupos sociales y una estructura de clanes similar a los entornos sociales complejos en los que se manejan los humanos.

El desarrollo de interacciones sociales complejas fue, según los investigadores, el que pudo impulsar el desarrollo del etiquetado vocal arbitrario a otros individuos.

Los siguientes pasos de la investigación será indagar si los elefantes nombran otras cosas con las que interactúan, como comida, agua y lugares.

Los nuevos conocimientos sobre la cognición y la comunicación de los elefantes revelados por el estudio refuerzan los argumentos a favor de su conservación, pues las poblaciones de elefantes están en peligro de extinción debido a la caza furtiva por sus colmillos de marfil y a la pérdida de hábitat. 

“Nuestro estudio indica que los elefantes no se basan en la imitación de las llamadas de los receptores para dirigirse unos a otros, sino que producen sonidos únicos para referirse a cada ejemplar, al igual que cuando los humanos se llaman unos a otros”, ha dicho uno de los autores, Michael Pardo, investigador de la universidad estatal de Colorado y de la ONG Save the Elephants.

Esa habilidad para la comunicación arbitraria, en la que un sonido representa una idea pero no la imita, está considerada una capacidad cognitiva de alto nivel y abre la posibilidad de que los elefantes tengan pensamiento abstracto.

Qué comunican

Además de llamarse por sus ‘nombres’, los elefantes son muy comunicativos. Sucesivas investigaciones han evidenciado cómo sus llamadas transmiten todo tipo de información, como la identidad, la edad, el sexo, el estado emocional y el contexto conductual del interlocutor.

Con sus llamadas llegan incluso a coordinar movimientos enteros de una manada a lo largo de grandes distancias.

Sus vocalizaciones -desde las trompetas hasta los bajos retumbos de sus cuerdas vocales- abarcan un amplio espectro de frecuencias, incluidos sonidos infrasónicos por debajo del rango audible del oído humano.

La vista, el olfato y el tacto son otras de las herramientas que usan para comunicarse.

 

 

Fuente: RTVE

 

Ver más Ciencia y Tecnología

 

TEMAS RELACIONADOS
ElefantesCienciaTecnología
Comentarios
Más de Ciencia y Tecnología
Encuentran en la provincia de Buenos Aires la evidencia de presencia humana más antigua de Sudamérica
Investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) hallaron en Merlo restos de un gliptodonte que cuenta con marcas de haber sido consumido por personas hace 21.000 años atrás.
Descubren que el interior del pozo más profundo de la Luna tiene espacio para albergar una futura base
Mediante el análisis de datos obtenidos con radar por la sonda LRO, un equipo de investigadores ha identificado un gran conducto subterráneo que podría dar refugio a futuras misiones y protegerlas de las temperaturas extremas y los meteoritos.
Científicos argentinos desarrollan una vincha inteligente para mejorar el sueño y la memoria
Los creadores de la empresa NeuroAcoustics diseñan un dispositivo impulsado por inteligencia artificial, destinado a tratar diversas patologías durante el sueño. Tiene el potencial de mitigar los efectos del deterioro cognitivo asociado con el envejecimiento cerebral.
Profesionales de la UNLP construyen el primer avión eléctrico de Latinoamérica
Lo desarrollan junto a la empresa Aviem Aeronáutica. También participa un investigador de la CIC.
Quién fue Irene Bernasconi, la bióloga marina pionera en la investigación científica en la Antártida
Nació en La Plata en 1896. En 1968, con 72 años, se convirtió en la primera mujer en liderar una expedición junto a otras colegas al continente más austral de la Tierra para estudiar moluscos e invertebrados marinos.
Michel Desmurguet, neurólogo y ensayista: “El exceso de pantallas puede dañar la inteligencia de los niños”
El autor de 'La fábrica de cretinos digitales' regresa ahora con 'Más libros y menos pantallas. Cómo acabar con los cretinos digitales', donde advierte que el fomento de la lectura es el último bastión de pensamiento crítico frente a la creciente relativización de los valores democráticos